IPAS, una empresa que vende equipos para abortar

Por: Adolfo J. Castañeda, Director de Programas Educativos de VHI

Sin-título-1

Ipas son las siglas en inglés de “International Projects Assistance Services”. Es decir, Ipas es, supuestamente, una organización que se dedica a llevar servicios de asistencia para mejorar la “salud reproductiva” de las mujeres. En la sección en español del portal de Ipas, esta organización define pomposamente su misión de la siguiente manera:

“Ipas es una organización que trabaja en muchos países para concentramos en evitar el aborto que ocurre en condiciones de riesgo. Nos esforzamos por promover la autonomía de la mujer, aumentando su acceso a servicios que mejoren su salud sexual y reproductiva”  (1)

Cualquiera que lea esa definición de la misión de Ipas podría llegar a pensar que se trata de una noble organización que se dedica a mejorar la salud de la mujer, sobre todo en el área de la reproducción. Nada más lejos de la verdad. Como veremos en este informe, Ipas no es otra cosa que otra empresa más dedicada al negocio del aborto –particularmente a la venta de equipos para practicar abortos, es decir, para matar a niños y niñas en el seno materno.

Ipas promueve la legalización del aborto

Que Ipas promueve la legalización del aborto está clarísimo en la descripción sumaria que Ipas da de sus iniciativas, una de ellas dice así: “Incrementar el acceso de la mujer a servicios de aborto legal de alta calidad” (2).

Ipas, que, como ya vimos, se describe a sí misma como una organización que se fundó en Estados Unidos, no escatima palabras para decir abiertamente que en ése y en otros países, donde el aborto es legal, ha promovido la expansión de dicha legalización:

“En los Estados Unidos y en otros países donde el aborto inducido es legal, Ipas ha trabajado con el fin de expandir las opciones legales y seguras de la mujer para una interrupción segura del embarazo durante el primer trimestre. Ipas ha proveído orientación en el análisis y en la introducción de abortifacientes médicos y la AMEU como método de respaldo” (3).

En la última frase de este párrafo podemos notar que Ipas también promueve los anticonceptivos abortivos. Al mismo tiempo reconoce que dichos anticonceptivos pueden fallar en realizar su efecto y por ello admiten también que el aborto quirúrgico es un respaldo a la falla de los anticonceptivos. (Lo de la AMEU lo explicaremos un poco más adelante.)

A continuación explicaremos que lo de “alta calidad” y lo de “evitar el aborto que ocurre en condiciones de riesgo” no son más que eufemismos que forman parte de una estrategia, bien vieja por cierto, para promover la legalización del aborto en los países donde afortunadamente éste todavía es ilegal.

Ipas utiliza la falsa estrategia del “aborto legal y sin riesgos”

Para promover la legalización del aborto, Ipas ha copiado la misma vieja estrategia que el movimiento proabortista empleó en Estados Unidos y desde entonces la ha estado empleando en todo el mundo. Esta estrategia consiste en dos falsas premisas que llevan a la también falsa conclusión de la “necesidad” de legalizar el aborto. La primera premisa consiste en decir que el aborto ilegal o clandestino mata a o lesiona gravemente a muchas mujeres, para lo cual el movimiento proabortista infla la cifra de abortos ilegales y la de muertes maternas a causa de él e insiste en que el aborto ilegal se realiza en condiciones de riesgo para la salud de la mujer. La segunda premisa consiste en decir que el aborto legal es “seguro” porque no se realiza en condiciones de riesgo para la mujer. La conclusión que se sigue es decir que “es necesario” legalizar el aborto para que éste sea “seguro” para la salud de la mujer. Por ello es que Ipas dice que desea “incrementar el acceso de la mujer a servicios de aborto legal de alta calidad”.

No es éste el lugar para presentar de forma elaborada una refutación de este falso argumento. En el capítulo III de nuestro libro ¡Vale la pena vivir!, donde tratamos el tema de “La salud materna y el aborto provocado” (4), presentamos una refutación detallada y completamente documentada de este falso argumento del “aborto sin riesgos”. Para ello utilizamos estadísticas de la propia ONU, así como de Estados Unidos y otros países considerados avanzados, pero donde el aborto lamentablemente es legal. A continuación presentamos un resumen de los puntos principales de nuestra refutación.

1. Demostramos la falsedad de las cifras que los abortistas exageran de muertes y lesiones maternas por aborto clandestino en países donde el aborto afortunadamente todavía es ilegal –estrategia que también se utilizó en Estados Unidos antes de la legalización nacional del aborto en 1973. El factor de exageración es usualmente muy elevado, oscila entre 65 a más de 300 veces de la cifra real.

2. Demostramos que cuando un país legaliza el aborto, éste aumenta alrededor de 7 ó más veces.

3. Luego demostramos que el aborto legal tampoco es seguro, no sólo porque mata a seres humanos inocentes que no han nacido todavía, sino también porque lesiona gravemente y mata a muchas mujeres que cometen el gravísimo error de hacérselo practicar.

4. Finalmente, demostramos que si bien el aborto ilegal es más arriesgado para la mujer que el aborto legal, debido a que éste último es mucho más numeroso que el ilegal, el número total de lesiones graves y muertes maternas por aborto legal termina siendo mayor que el del ilegal. De nuevo, téngase en cuenta que las cifras de lesiones graves y muertes maternas por aborto legal que manejamos en nuestra refutación provienen de países desarrollados económicamente, con una larga experiencia de aborto legal y donde la medicina está más avanzada que en los países donde se pretende legalizarlo.

Por consiguiente, Ipas anda por el camino equivocado cuando dice que uno de sus objetivos principales es “incrementar el acceso de la mujer a servicios de aborto legal de alta calidad”. Por “muy alta” que sea la “calidad” de los mal llamados “servicios” de aborto, éstos siguen constituyendo un elevado riesgo para la vida y salud de la mujer, además de ser fatales para los niños y las niñas que no han nacido todavía. Desde esa realidad, la “salud reproductiva” de Ipas no es otra cosa que un engaño y una contradicción en términos.

Pero eso no es todo. Como veremos más adelante, el instrumental para practicar abortos que Ipas promueve con tanta fanfarria, es particularmente peligroso para la mujer. De manera que Ipas no sólo cae en el error del falso argumento del “aborto legal y sin riesgos”, ¡sino que también promueve equipos que en sí mismos son peligrosos para practicar abortos!

Ipas vende equipos para practicar abortos

Ipas no sólo promueve el aborto, sino que también vende equipos para abortar. Ipas ha hecho del aborto un negocio. Una de sus iniciativas es precisamente la de “mejorar la práctica médica haciendo accesibles las tecnologías apropiadas de salud reproductiva a los proveedores de salud calificados” (5). Toda esa elegante palabrería significa que Ipas vende equipos de aborto.

Si el visitante del portal de Ipas pulsa la frase “las tecnologías apropiadas de salud reproductiva” (en cursiva en el párrafo arriba), entra en una sección del portal de Ipas que no es otra cosa que una mercadotecnia para vender equipos para practicar abortos, especialmente el designado con las siglas AMEU (6). Las siglas AMEU significan “aspiración manual endouterina”. Ipas describe este equipo de la siguiente manera:

“La aspiración manual endouterina (AMEU) es una tecnología simple pero eficaz de evacuación endouterina. Esta innovadora tecnología comprende una cánula de plástico flexible que se conecta a una fuente de vacío tipo jeringa para realizar una biopsia de endometrio o una evacuación endouterina. La AMEU es un método muy eficaz y más seguro que el legrado uterino instrumental (LUI). Con el instrumental de AMEU, el personal médico capacitado puede realizar una amplia gama de procedimientos quirúrgicos ambulatorios utilizando la capacidad ya instalada en su consultorio. Con ello, la paciente no se ve obligada a recurrir a un hospital sino que puede recibir un procedimiento seguro y eficaz en un ambiente de privacidad” (7).

La AMEU es entonces un instrumental para realizar abortos tempranos por succión. En las “indicaciones para su uso”, Ipas afirma que “los conjuntos de instrumental de AMEU de Ipas se recomiendan para el tratamiento del aborto incompleto, para el aborto inducido hasta las 12 semanas desde la FUM y para la biopsia endometrial” (8).

La siguiente afirmación de Ipas revela el carácter mercadotécnico de su promoción de la AMEU y el hecho de que está metida de lleno en el negocio del aborto:

“Ipas incrementa el acceso del proveedor al instrumental de AMEU mediante la manufactura, mercadeo y distribución de instrumentos de la más alta calidad posible y a precios razonables, a través de todos los canales disponibles” (9).

La AMEU es peligrosa para las mujeres

La AMEU no sólo es peligrosa para la mujer en la realización de un aborto, sino que también lo es para el tratamiento de un aborto incompleto o de una pérdida, para lo cual Ipas dice que también la usa. De hecho, ni siquiera en Estados Unidos, donde lamentablemente el aborto es legal, se utiliza la AMEU para el tratamiento de una pérdida incompleta, ni para ningún otro propósito, debido a los riesgos que comporta para las mujeres (10). Entre los riesgos de la AMEU están la evacuación incompleta, la endometritis y la perforación uterina (11). La AMEU fue rechazada por la Administración Federal de Fármacos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), aún durante las audiencias en torno a su uso para completar los abortos realizados con la píldora RU-486 y fue descrita como “meterse en un camino muy peligroso” y “ponerse a dictar la práctica de la medicina” (12).

La opinión médica común, dentro y fuera de Estados Unidos, es que la AMEU es problemática sobre todo después de las 8 semanas de gestación, debido a la posibilidad de que el útero retenga restos del bebé no nacido y de hemorragias a causa de una succión inadecuada de este instrumental (13).

A pesar de ello, la AMEU es el método más común para realizar abortos en los países en desarrollo (14). Por ejemplo, se estima que el 75% de todos los que practican abortos en Nigeria utilizan la AMEU (15). La elevada tasa de de muertes maternas en el mundo en desarrollo por causa de la AMEU, claramente indica que la promoción de este instrumental en nombre de la salud femenina es un engaño (16).

Todos estos datos nos llevan a la inevitable conclusión de que Ipas no está interesada ni en la vida de los niños no nacidos ni en la salud de las mujeres, sino en la expansión de sus propios bolsillos.

Ipas colabora con otras organizaciones abortistas

Ipas se enorgullece del hecho de que su instrumental de AMEU figura en las listas de equipos para practicar abortos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), agencia que pertenece a la Organización de Naciones Unidas (ONU):

“El instrumental de aspiración endouterina figura en las listas de equipos recomendados por la OMS para el nivel de atención primaria en adelante: la configuración recomendada se rotula ‘Conjunto para el aspirador manual endouterino'” (17).

Ipas también colabora con el Fondo de Población de la ONU (FNUAP o UNFPA, por sus siglas en inglés). El FNUAP ha colaborado con el infame programa de un solo hijo por familia del gobierno chino, que incluye abortos y esterilizaciones forzosas (18). Sin embargo, Ipas afirma sin ambages que:

“El Fondo de Población de las Naciones Unidas (FNUAP) y el Development Gateway Foundation han lanzado un portal que comprende un caudal de recursos relacionados con la salud reproductiva y la población. Ipas se enorgullece en figurar entre las organizaciones colaboradoras que apoyan esta iniciativa” (19).

Otra organización con la cual Ipas colabora es la Federación Internacional de Planificación de la Familia (IPPF, por sus siglas en inglés) (20). La IPPF es una federación de asociaciones miembro que se dedican, entre sus actividades principales, a promover el aborto, al cual, al igual que Ipas, llaman eufemísticamente “aborto seguro”:

“La IPPF y sus asociaciones miembro…Ponen énfasis especial en el fomento de la salud materno-infantil, y particularmente en la eliminación del aborto de riesgo, mediante la provisión de información, promoción y de tratamiento del aborto seguro” (21).

Pero lo más alarmante es que Ipas colabora también con el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF). Ello nos lleva al siguiente tema.

Ipas promueve la “salud reproductiva” (= aborto) entre los adolescentes

Al igual que otras organizaciones proabortistas, Ipas utiliza una serie de eufemismos para arropar atractivamente el aborto y otros males que promueve, incluso entre los adolescentes. Uno de esos efumenismos es el término “salud reproductiva”. La propia Ipas admite que la “salud reproductiva” incluye el aborto cuando dice,

“Desde el punto de vista de la salud pública, la protección del bienestar de las y los adolescentes requiere garantizar que ellos tengan acceso a servicios integrales de salud reproductiva, incluida la información factual sobre la fisiología y la sexualidad reproductiva; la información y los métodos anticonceptivos para ayudarlos a evitar el embarazo no deseado; los servicios para la detección y el tratamiento de las infecciones de transmisión sexual; el tratamiento urgente de las complicaciones del aborto en condiciones de riesgo; y el aborto legal practicado en condiciones adecuadas” (22).

Como ya señalamos en el apartado anterior, Ipas colabora con la UNICEF, incluso para promover la AMEU. “El instrumental de AMEU también está disponible a través del Catálogo para Artículos Estándares del Almacén de UNICEF en Copenhagen” (23).

Pero ello no es todo. Del 5 al 8 de mayo del 2002, se llevó a cabo en la sede de la ONU, en Nueva York, la Asamblea General sobre la Infancia. En ese foro se presentaron miembros de Ipas que vestían camisetas verdes con letreros que pedían “derechos reproductivos [aborto] para los niños”. Los miembros de Ipas también criticaron a las delegaciones que apoyaban la postura provida, como la de Estados Unidos. Incluso interrumpieron las reuniones que esa delegación sostuvo con organizaciones no gubernamentales (ONGs) y alzaron carteles que decían “Bochorno”, refiriéndose a los esfuerzos de la delegación de Estados Unidos para retirar del documento final la frase engañosa y abortista “servicios de salud reproductiva” para niños y adolescentes (24). A estos fanáticos del aborto les preocupaba que su negocio, incluyendo el que realizan entre menores de edad, se les echara a perder.

Los padres y madres de familia harán bien en no permitir que Ipas se acerque a ninguno de sus hijos, y mucho menos de sus hijas.

Ipas está activa en América Latina con dinero de fundaciones de EEUU

Ipas está presente en América Latina para promover la legalización del aborto, ya que en la mayoría de los países de esa región el aborto no es legal. América Latina representa para Ipas un campo inmenso donde extender más su negocio abortista. De hecho, América Latina es uno de los continentes donde Ipas tiene centrado sus planes de expansión para los próximos años:

“Ipas aumentará drásticamente el impacto mundial de su trabajo en los siguientes años…Las estrategias de desarrollo interno que se intentan llevar a cabo incluyen: Aumentar la capacidad global a través del fortalecimiento de la infraestructura regional, para trabajar en América Latina, África y Asia” (25).

Es preocupante también saber que los adolescentes latinoamericanos constituyen un blanco de particular interés para Ipas:

“Conforme a la petición del Instituto Panos de Londres, en 1999 Ipas produjo un documento para reporteros y trabajadores en el campo de los medios de comunicación, titulado Young Lives at Risk: Adolescents and Sexual Health [“Jóvenes en riesgo, los adolescentes y la salud sexual”]. Este documento, originalmente escrito en inglés, investiga la experiencia de la adolescencia y aborda los riesgos sexuales y reproductivos que afrontan los y las adolescentes. La versión en español incluye información actualizada y más referencias a la región de Latinoamérica” (26).

A la luz de lo que ya sabemos sobre la promoción de la “salud reproductiva” (= aborto) de Ipas entre los adolescentes, nada bueno se puede esperar de este documento.

Ipas también se vanagloria de haber colaborado con el gobierno mexicano en la preparación de un boletín “elaborado por Ipas México y la Secretaría de Salud del Distrito Federal, [en el cual] se resume la estrategia para equipar los servicios de Interrupción Legal del Embarazo [= aborto] en los hospitales generales y de atención materno infantil y se destacan las experiencias clave obtenidas hasta la fecha durante su implementación en la Ciudad de México” (27).

¿De dónde saca Ipas el dinero para estas actividades abortistas en México? Varias fundaciones de Estados Unidos han contribuido millones de dólares a grupos antivida en México. En particular, Ipas recibió $150,000 en 1998 de la Fundación MacArthur para “aumentar el acceso a los servicios de aborto” (28) y $1,4 millones de la Fundación David and Lucille Packard para “una iniciativa pro-elección [aborto] de colaboración” y para “un simposio de la Sociedad de Obstetricia de Monterrey” (29). Según el Comité Nacional Pro-Vida de México, al menos parte de ello se refiere a la capacitación en métodos de aborto que Ipas imparte al personal médico mexicano.

Ipas también está activa en Brasil. En 1998, Ipas recibió $200,000, y en el 2000, $210,000 de la Fundación MacArthur para “apoyar programas que incrementen la calidad y accesibilidad de los servicios de aborto seguro en el Brasil” (30).

Toda esta información implica que una manera de contrarestar la actividad abortista de Ipas en América Latina, es presionar a estas fundaciones para que no den más dinero a una organización que mata a niños latinoamericanos que no han nacido todavía.

Conclusión

Ipas es una organización que promueve la legalización del aborto, incluso entre los adolescentes. Esta promoción la realiza en todo el mundo, particularmente en América Latina. El propósito de dicha actividad parece ser el extender su mercado de venta de instrumental para practicar el aborto, instrumental que es altamente peligroso para la salud de las mujeres. Ipas se inserta en las filas del vasto movimiento de la “cultura” de la muerte.

Es necesario alertar a todos acerca de la verdadera naturaleza homicida de esta organización que se esconde detrás de sus eufemismos y técnicas de mercadeo. Al mismo tiempo es necesario realizar campañas para que las fundaciones que le suministran fondos dejen de hacerlo. Junto a todo esto es necesario orar para que se conviertan los corazones de quienes pertenecen a esta organización, así como los de sus contribuyentes. Sólo así se logrará impedir el daño tan grande que le está causando a nuestro mundo hispano.


 

Notas: 1. Portal de Ipas, “Misión de Ipas,” http://www.ipas.org/misionsSG.htm, p. 1. 2. Portal de Ipas, “Iniciativas”, http://www.ipas.org/misionsSG.htm, p. 1. El énfasis es nuestro. 3. Portal de Ipas, “Características del instrumental de AMEU,” http://www.ipas.org/mva/indexSG. htm, p. 2. El énfasis es nuestro. 4. Adolfo J. Castañeda, ¡Vale la pena vivir! Hay alternativas al aborto (Miami: Vida Humana Internacional y Asociación Internacional de María Reina de la Paz, 1997), 48-57. 5. Portal de Ipas, “Iniciativas”, http://www.ipas.org/misionSG.htm, p. 1. El énfasis es nuestro. 6. Portal de Ipas, “Bases de nuestro trabajo”, http://www.ipas.org/tech/indexSG.htm, p. 1. 7. Portal de Ipas, “¿Qué es la AMEU?,” http://www.ipas.org/mva/indexSG.htm, p. 1. 8. Ibíd., p. 2. El énfasis es nuestro. 9. Portal de Ipas, “Bases de nuestro trabajo,” http://www.ipas.org/tech/indexSG.htm, p. 1. El énfasis es nuestro. 10. Steve Mosher, “The Dangers of Manual Vacuum Aspiration,” PRI Weekly Briefing, 25 de junio del 2002. Vol. 4/No. 14. Population Research Institute, ; , p. 1. El énfasis es nuestro. 23. Ibíd. Esta afirmación se encontraba en esta sección del portal de Ipas hasta por lo menos el 6 de mayo del 2002. Actualmente no se encuentra ahí. Pero Vida Humana Internacional tiene copia de esta parte bajada de la Internet donde se encuentra dicha afirmación. 24. Austin Ruse, “Vocal NGO Critic of US at Child Summit Sells Abortion Equipment,” Friday Fax, 17 de mayo del 2002. Vol. 5, no. 21, p. 1. Catholic Family and Human Rights Institute (C-FAM). Email: c-fam@c-fam.org. Portal: http://www.c-fam.org. 25. Portal de Ipas, “Desarrollo organizacional,” http://www.ipas.org/misionSG.htm, p. 3. El énfasis es nuestro. 26. Portal de Ipas, “Noticias: Jóvenes en riesgo, los adolescentes y la salud sexual,” http://www. ipas.org/indexSG.htm, p. 2-3. El énfasis es nuestro. 27. Portal de Ipas, “Noticias: Construyendo el acceso de las mujeres a los servicios de interrupción del embarazo en los casos de violación”, http://www.ipas.org/indexSG.htm, p. 2. 28. Portal de la Fundación MacArthur, 11 de abril del 2002, http://www.macfound.org. 29. Portal de la Fundación David and Lucille Packard, 11 de abril del 2002, http://www.packard. org. 30. Portal de la Fundación MacArthur, 11 de abril del 2002, http://www.macfound.org.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s