Los Derechos Fundamentales del Embrión Humano

Por: Alejandra Mijangos | México

20101211_bkp003

Los derechos fundamentales son aquellos derechos que pertenecen a todo ser humano por el simple hecho de existir como un miembro más de la familia humana. Son preexistentes a las leyes escritas y vigentes en los Estados [ley positiva], en las cuales deberían ser reconocidos y garantizados. Cuando la ley los reconoce de manera expresa reciben el nombre de derechos humanos aunque por lo regular, en el habla común y bajo algunos planteamientos teóricos, se les trata como sinónimos.

Antes de enumerar los derechos fundamentales del embrión humano, debemos responder dos preguntas fundamentales:

¿Quién es el embrión humano? Recibe el nombre de embrión humano todo ser humano al inicio de su vida biológica y personal, es decir, toda persona humana desde el momento de la fecundación y en los subsiguientes primeros estados del desarrollo de su ciclo vital [0-2meses]. No existe distinción en la condición humana del embrión in vitro respecto a la del concebido mediante la reproducción natural: ambos son seres humanos cuya vida merece respeto y requiere protección.

¿Es el derecho el que determina la identidad del embrión? La respuesta es: no. Al derecho no le corresponde determinar quién debe ser considerado ser humano o persona. La identidad biológica del embrión -en cuanto ser vivo de la especie humana- corresponde a las biociencias [biología, embriología, ciencia del desarrollo humano, genética…]. Por otro lado, la identidad personal del embrión –el embrión considerado como persona humana-, corresponde a la antropología filosófica, a la ontología y a la ética [ramas de la filosofía]. Al derecho le toca reconocer la dimensión jurídica de todo ser humano, en virtud de la cual -por el simple hecho de ser personas-, se nos puede identificar como sujetos de derechos humanos en todo momento y lugar.

10 Derechos Fundamentales del Embrión Humano:

1 – Derecho a ser reconocido como ser humano desde la fecundación.

2 – Derecho a ser reconocido como persona humana.

3 – Derecho a ser reconocido como sujeto de derechos humanos.

Estos tres primeros derechos corresponden al reconocimiento de la identidad humana del embrión al inicio de su vida y que, a resumidas cuentas, implica que el embrión debe ser tratado como ser vivo de la especie humana, persona y sujeto -nunca objeto- de derechos humanos.

4 – Derecho a Nacer.

Es comúnmente llamado derecho a la vida, pero la vida en sí misma no es un derecho, pero sí una realidad que requiere ser reconocida desde la fase embrionaria y protegida en todo momento. Ya que el aborto presupone la vida, impedir que otro ser humano nazca implica matarlo. Legalizar el aborto no es otra cosa que dar licencia a un individuo para matar a otro.

5 – Derecho al acceso a una vida digna.

Mientras se trate de un ser humano, siempre saltarán a la vista todas aquellas necesidades que son de interés prioritario satisfacer, como lo es la salud y la alimentación. De aquí que podamos desglosar otros dos derechos fundamentales:

  • Derecho a la protección de la salud.
  • Derecho a la alimentación [recordemos que el no-nacido se alimenta a través de la madre].

6 – Derecho a la protección de su integridad corporal.

7 – Derecho a la no-discriminación.

8 – Derecho a un trato igual.

Ni la enfermedad, el sexo ni mucho menos la apariencia física del embrión justifican de modo alguno cualquier trato discriminatorio que menoscabe su integridad corporal. El embrión humano tiene la misma dignidad que aquél ser humano nacido y adulto, por lo cual la ley debe conferirle un trato igual -o incluso preferente- por tratarse de una vida humana en un estado de vulnerabilidad notable.

9 – Derecho a la protección de su ADN [protección del genoma humano].

10 – Derecho a no ser objeto de manipulación médico-científica que no constituya un beneficio para sí mismo.

Ningún ser humano merece ser tratado como objeto, cosa manipulable o mercancía a la venta, pues por su propia naturaleza no es un medio sino un fin en sí mismo. En cuanto al embrión, toda intervención médico-científica para ser considerada terapéutica debe desembocar en un beneficio en su salud o calidad de vida; en caso contrario debe ser considerada ilícita y prohibirse por todos los medios posibles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s