El enemigo no tiene piedad, es cínico – La necesaria respuesta

Por: Juan Carlos Monedero (h), Autor del libro: Lenguaje, Ideología y Poder, Argentina | jcmonedero.com

Hace siglos está en marcha la Revolución Mundial Anticristiana. Sus agentes en todo el mundo actual, y sobre todo en Hispanoamérica, están atravesados por un odio implacable. Ese furor los lleva a alentar todo tipo de prácticas inhumanas, desde la pedofilia hasta el aborto, desde la naturalización de las drogas hasta la eutanasia, pasando por la manipulación de embriones. Una Ciencia sin conciencia que, lejos de ser aliada del hombre, se ha vuelto contra el ser humano. Una propaganda mundial en donde prevalece la desinformación, la distorsión, las verdades a medias, las mentiras grotescas y los engaños masivos. En una palabra, el progresismo cultural.

Sin embargo, mucha gente que no comulga con estas nefastas ideas y prácticas todavía no sabe que estos agentes odian. Muchos creen aún que todos o al menos “la gran mayoría” de los periodistas, políticos, asesores, intelectuales, etc. del bando progresista son personas de buena voluntad “pero equivocadas”. Mucha gente salva, o intenta salvar, la honorabilidad de estas personas, y no pueden detectar el enorme cinismo de quienes –ya las cataloguemos como marxistas, progresistas o globalistas– se dedican sistemáticamente a boicotear las rudas certezas de un Orden Social Cristiano y, en los últimos años, hasta del mismo sentido común.

Hagamos un diagnóstico descarnado, para luego estar en condiciones de formular una respuesta. ¿Quiénes son estos agentes? ¿Qué piensan? ¿Cómo actúan?

  • El designio constituyente de la revolución es aniquilar la Cristiandad o la civilización cristiana. (MIGUEL AYUSO)
  • Rechazamos el mundo. Ya ni siquiera somos ‘traidores’, porque eso implicaría una afinidad con lo que estamos traicionando. Somos los vietcongs del pensamiento. (PIERRE TROTIGNON)
  • La filosofía del mañana será terrorista, no una filosofía del terrorismo, sino una filosofía terrorista aliada a una política activa de terrorismo. (PIERRE TROTIGNON)
  • Satán es aquél que no ama, decía Santa Teresa; y Santa Brígida oyó salir de la boca del maldito esta confesión terrible. Satán, hablando a Jesucristo, le dijo estas palabras: Oh Juez, soy la frialdad misma.(HELLO, ERNEST)

Frente a un enemigo implacable, que tiene por objetivo la destrucción de la Cristiandad, un enemigo que no ama nada –pues participa del odio satánico– una resistencia de mínima, como “para cumplir”, es pura ingenuidad.

La mentalidad de estos alfiles de la Revolución Anticristiana, cuya meta no es otra que un Nuevo Orden Mundial, es la misma que la de los inescrupulosos marxistas: no hay límites morales para obtener sus objetivos.

  • El verdadero marxista es un hombre que no cree en la verdad de nada, pero a quien le interesan únicamente la fuerza, la transformación, la puesta en acción de todo. (OUSSET)
  • Hay que haber oído la risa de los verdaderos marxistas, cuando se pretende que alguien ha “rebatido” el marxismo. “Puede ser, pero no nos conmueve”, contestó Cogniot.(OUSSET)
  • Si toda la verdad y todo el bien residen en el futuro, se justifican los peores horrores del presente. (OUSSET)
  • No siendo nada verdadero ni falso, bueno o malo, la regla será mostrarse como el más eficaz, es decir como el más fuerte.(CAMUS)
  • Llamamos “bien” a aquello que ha triunfado.(WEBER, J.)
  • El éxito, siempre que sea implacable y despiadado, siempre que el vencido sea totalmente vencido, destruido, abolido sin esperanzas, el éxito justifica todo. (WEBER, J.)
  • Si no hay verdad, si el verbo “ser” no tiene realmente sentido, nada puede obligarme a nada pues es materialmente imposible saber si hay un orden verdadero y, en consecuencia, un ordenador justo. Ninguna persona tiene, pues, el derecho de mandarme. (OUSSET)

Se trata de nociones letales para la convivencia humana y social, ideas que se difunden casi inadvertidamente a través de programas de internet, de emisiones radiales, televisión, películas, revistas, proyectos políticos, etc. Se va erosionando el respeto debido a las cosas, a las personas, a las circunstancias. Y el resultado es un mundo desencantado.

  • Universo que ya no es visto, pensado, juzgado en nociones de SER, en función de verdades por conocer, respetar o servir, sino un universo visto, pensado, juzgado en valores de FUERZA, valores de ACCIÓN, valores de EFICACIA, valores de MOVIMIENTO, sin referencia a verdad alguna. (OUSSET)
  • No hay verdades, sino fuerzas.(OUSSET)
  • El marxista ve contradicciones por todas partes y hasta busca hacerlas estallar donde no se manifiestan. (OUSSET)
  • El que combate por el comunismo debe saber combatir y no combatir; decir la verdad y no decirla; hacer un favor y no hacerlo; mantener una promesa y no mantenerla; exponerse al peligro y evitarlo; hacerse reconocer y esconderse. El que combate por el comunismo, de todas las virtudes no posee sino una: la de combatir por el comunismo. (BRECHT, BERTOLD)
  • Debemos ser como la enredadera sobre el árbol. Usaremos al árbol para trepar y después, estrangulándolo, utilizaremos su savia para nutrirnos y crecer.(BERIA, LAVRENTI)
  • Estamos luchando en América desde principios de siglo para que desaparezca la influencia cristiana y ya lo estamos consiguiendo. (BERIA, LAVRENTI)

Las distintas escaramuzas de los últimos años (ley de aborto, eutanasia, “matrimonio homosexual”, Educación Sexual, Ley de Identidad de Género, etc.) no son batallas independientes. Son parte de una misma y gran estrategia:

  • Siempre quieren (los enemigos) el abandono total de la verdad, aún en los momentos en que su política no ataca sino a una parte de ella. (VEUILLOT)
  • Es una guerra disfrazada: total y permanente, pero no declarada. No respeta ninguna especie de pactos, convenios, leyes de guerra o reglas de juego, conforme a la moral marxista, para la que todos los medios son aceptables, supuesto que conduzcan al fin. (P. EZCURRA)
  • Es una guerra permanente (Marx dice: ‘revolución permanente’, ‘estrategia sin tiempo’). Con avances y retrocesos tácticos, sólo se detiene al llenar plenamente sus objetivos estratégicos, sin importar el tiempo de duración, ni de pérdidas materiales y humanas. (P. EZCURRA)
  • Algunos ironizan por nuestra cuenta tratándonos de partidarios de la omnipotencia de la guerra. Pues bien, sí. Nosotros estamos por la omnipotencia de la guerra revolucionaria. (MAO TSÉ TUNG)

El epicentro de la batalla es la cultura, y esto en todo sentido: religioso, intelectual, político e incluso psicológico. Comúnmente el adversario ataca a la Iglesia, a la Historia Patria o a alguna institución natural, pero por lo general hace algo mucho más inteligente: nos rodea, ocupa silenciosamente lugares y puestos de poder, esperando el momento indicado. Son fríos.

  • Dentro de cincuenta años los ejércitos no tendrán mucho sentido, pues nosotros habremos podrido lo suficientemente a nuestros enemigos antes de que estalle el conflicto, como para que el aparato militar de que disponen no pueda ser utilizado a la hora de la necesidad. (LENIN)
  • El éxito que hasta aquí han alcanzado esos conspiradores, y particularmente la masonería, se debe no sólo al hecho de que poseyeran una capacidad incontestable de articularse y conspirar, sino también a su lúcido conocimiento de lo que sea la esencia profunda de la Revolución, y de cómo utilizar las leyes naturales –hablamos de las de la política, de la sociología, de la psicología, del arte, de la economía, etc.– para hacer progresar la realización de sus planes. En este sentido los agentes del caos y la subversión hacen como el científico que, en vez de actuar por sí solo, estudia y pone en acción las fuerzas, mil veces más poderosas, de la naturaleza. (FERNANDO GONZALO ELIZONDO)

La clave de bóveda de esta guerra cultural, ideológica –que ya es total e indisimulada– está en el intelecto; en la inteligencia humana, que es (en palabras de Santo Tomás de Aquino) “aquello que Dios más ama en el hombre”. Por eso hay que barrer las clasificaciones, demonizar toda discriminación, abolir las diferencias. Quien prenda la luz es un enemigo:

  • Todo aquello que distingue, que define, que establece o recuerda deberes, que reivindica los derechos de una Verdad absoluta, he ahí en realidad el enemigo contra el cual se torna militante y feroz (FERNANDO GONZALO ELIZONDO)
  • Hay gente que ha derribado la farola porque quería instalar luz eléctrica; otros porque prefieren las viejas, de hierro; otros porque desean que reine la oscuridad y poder, de ese modo, obrar mal. (CHESTERTON)

En última instancia, el objetivo final de los titulares del Nuevo Orden Mundial no puede llevarse a cabo si la población –la de todos los continentes– se despierta, y sólo puede despertarse si un mensaje poderoso toca su inteligencia y su corazón. Aquellos que ya sienten en sus entrañas este fuego sagrado no pueden –no podemos– darnos el lujo de reacciones “conservadoras”, de defensas incompletas, de batallas a medias, de discursos pacifistas. La magnitud del ataque exige una respuesta del mismo calibre. Reaccionar menos de lo que se debería es, finalmente, ser parte del problema y no de la solución. Dios nos asista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s